Skip links

Carrera por el “rey” del verano

La flota asturiana se prepara para zarpar a mediados de mes a la costera del bonito.El cupo de esta campaña supera en 4.000 toneladas la de 2023, que arrancó sobresaliente y frenó en seco por la falta de túnidos

Myriam Mancisidor

Avilés 06 MAY 2024

La avanzadilla del bonito ya está preparando pertrechos y aparejos para zarpar a mediados de este mes –entre el 10 y el 12, estiman– hacia aguas de las islas Azores en busca de los primeros bonitos del año. Barcos ligados al puerto pixueto principalmente están entre estos primeros dispuestos a cubrir millas para hacerse con el “campanu” de la mar, atraídos por la posibilidad de realizar una buena venta en la subasta inaugural de la costera, que tradicionalmente se lleva a cabo en la rula de Avilés. En esta “carrera del bonito” están ya también en línea de salida embarcaciones de otros puertos del Cantábrico.

La del bonito es una de las campañas más importantes para la flota asturiana. El año pasado comenzó también a mediados de mayo. El día 22 del mismo mes se celebró la primera gran subasta a un precio récord, otro más: 370 euros el kilo de la primera tina de ejemplares pescados con anzuelo (cacea) en aguas próximas a las Azores. El “premio” al más madrugador se lo llevó entonces el bermeano Iñigo Oronoz, del “Gaztelugatxe Doniene”, un habitual ya de la rula avilesina en temporada estival.

Si bien la costera del año pasado comenzó con alboroto y alegría por capturas todo cambió en julio y agosto: la actividad cayó a mínimos. El pescado se alejó de la costa y el tamaño medio de las capturas empezó a ser menor. Lo primero implica un mayor gasto de combustible de los barcos –con el consiguiente coste– y lo segundo, menor valoración comercial del pescado por los agentes comerciales. O sea, más gastos y menos ingresos. Tanto es así que lejos de los cierres anticipados de años atrás por parte del Ministerio, en 2023 la flota dejó 1,6 millones de kilos de bonito sin pescar en la mar. Nadie, pues, se atreve por ahora a hacer pronóstico de cómo será la de este año.

Lo que sí se sabe es que, si hay bonito, los pescadores podrán pescar más que en los últimos años: el pasado diciembre se aprobó un aumento del cupo del 25 por ciento para los próximos tres años, lo que coloca la cuota en máximos históricos, con un total de 22.360 toneladas, 4.000 más que en 2023.

En Asturias el bonito del norte se captura usando el arte de pesca tradicional del curricán o cacea, lo que garantiza su calidad y frescura. El bonito del Norte que se rula en Avilés, en concreto, tiene desde hace ya cuatro años la etiqueta de “Pescado de confianza”.

Esta marca la concede la auditora Bureau Veritas a las piezas que superan un conjunto de garantías que la Nueva Rula de Avilés asume para valorar y dignificar al sector pesquero. Estas garantías tienen que ver con el mantenimiento de la cadena de frío, la selección de las capturas y la lucha solidaria contra el desperdicio alimentario.

Ver noticia completa