Skip links

DE CONFIANZA – CAMPAÑA 2019

Llega el Bonito del Norte a la Rula de Avilés.

¡FINALIZÓ LA CAMPAÑA DE BONITO 2.019!

Ya llevamos dos campañas seguidas en las que a finales de junio se localizan bancos de cardúmenes de bonito del norte en pleno Golfo de Vizcaya; anteriormente, esta circunstancia no se producía hasta bien entrados en el mes de agosto e, incluso, hubo campañas anteriores, como las del 2.016 y 2.015,  en las que el sentido de las migraciones se produjo desde aguas de las Azores hacia el norte, por lo que la presencia de cardúmenes en pleno Golfo de Vizcaya fue mínima. La proximidad temprana de la pesca a nuestras costas provoca la afluencia de numerosas embarcaciones que se dedican a la pesquería de bonito del norte, tanto con artes de “curricán o cacea” como de “tanqueo o cebo vivo” y también de grandes barcos pelágicos de pabellón francés o irlandés. Antaño, lo habitual era la presencia inicial en los meses de mayo, junio y julio de los barcos de cacea y posteriormente, a partir de bien entrado el mes de agosto, entraban en escena los barcos de cebo vivo. Este escenario trae consigo que en estos dos últimos años las campañas se cierren a finales del mes de agosto. Eso sí, a excepción de los barcos pelágicos de otros países, que pueden pescar a sus anchas, debido al sistema de cuotas impuesto por la UE.

Hay que tener en cuenta que el ecosistema marino aconseja aprovechar la pesca de especies migratorias cuando se encuentran cercanas a nuestras costas y así favorecer la repoblación de los caladeros habituales para otras especies.

El prematuro cierre de esta campaña por agotamiento de la cuota asignada, unido a la exígua cuota de merluza sur y al cierre de otras pesquerías como el bocarte y la sardina, representa una situación asfixiante para un segmento de flota que absorbe la mayor parte de los pescadores que ejercen la actividad pesquera desde los puertos de la cornisa cantábrica. Además, para el sector comercializador supone un varapalo no disponer de especies como el bonito del norte en períodos que representan una parte importante de sus ventas. Es evidente que el escenario que se presenta es de total incertidumbre y que es necesario y urgente adoptar medidas que permitan disfrutar de las campañas, especialmente de caballa y bonito del norte, durante el tiempo que la propia naturaleza aconseje, estableciendo los cupos y restricciones que se consideren necesarios.

En cuanto a los indicadores de actividad de la campaña 2.019, si los de la campaña anterior ya fueron notables respecto a la que la precedió, los de este año también reflejan un notable incremento respecto a los datos de la campaña anterior:

  • Se subastaron en total poco más de 1.600 toneladas, cuyo valor en primera venta superó los 6,4 millones de euros. En la campaña pasada fueron 1.200 toneladas por valor de 5,1 millones de euros.
  • Del total subastado, 1.070 toneladas procedían de embarcaciones incluidas en el certificado de la pesquería de bonito del norte artesanal (MSC). En la campaña pasada fueron 587 toneladas(MSC).
  • El total de embarcaciones que participaron en las subastas realizadas en la lonja de la Nueva Rula de Avilés ascendió a 79, que realizaron un total de 345 desembarcos. En 2.018 fueron 76 embarcaciones y 243 las descargas realizadas.
  • En la parte de la derecha se exponen las fotos de algunas de las principales embarcaciones que realizaron la actividad comercial en la lonja de Avilés. Como es habitual, pertenecen a las CCAA del Cantábrico (Galicia, Asturias, Cantabria y País Vasco).
  • En el mapa que hay más abajo se indican las principales zonas de pesca de esta campaña.
  • Todas las descargas realizadas en la Rula de Avilés, a excepción de una descarga de 12.000 kilos realizada por un barco que se dedica al arte de “tanqueo o cebo vivo”, proceden de embarcaciones que se dedican al arte de pesca denominado “curricán o cacea”.

Un año más, apelamos al buen criterio de los consumidores para que prevalezca el consumo de aquellos productos pesqueros que se capturan con artes selectivas, no solo por nuestra concienciación de sostenibilidad, sino también por la gran diferencia de calidad que existe entre un producto pescado con artes selectivas a otro capturado, por ejemplo, con artes pelágicos que lo destrozan todo, se presentan desangrados, blandos, con grietas, etc.

Nuestro agradecimiento a los armadores y comercializadores que han participado activamente en esta campaña de pesca, por confiar en el buen hacer del personal de la Rula de Avilés.

¡ Esperamos veros a todos en la próxima campaña!