Skip links

DE CONFIANZA – CAMPAÑA 2020

Llega el Bonito del Norte a la Rula de Avilés.

PREGUNTA EN TU PESCADERÍA HABITUAL POR EL BONITO DE CONFIANZA DE LA RULA DE AVILÉS.  ¡NOTARÁS LA DIFERENCIA!

¡ADIOS A LA CAMPAÑA DE BONITO 2020!

Esta campaña tenemos que definirla como la MÁS CORTA DE LA HISTORIA.

La pasada semana se decretó el cierre de la pesquería de bonito del norte a partir de las 00:00 horas del pasado 19 de agosto de 2020. La presencia de las embarcaciones en caladeros cercanos a Irlanda y la travesía de vuelta a puerto, motiva que el lunes día 24 de agosto de 2020 se subasten en la lonja de Avilés los últimos 22.000 kilos que ponen el broche a esta exigua campaña.

Las descargan proceden de las habituales embarcaciones: SIEMPRE SAN PABLO y PLAYA DE LUARCA.

Ya llevamos tres campañas seguidas en las que durante el mes de junio se localizan bancos de cardúmenes de bonito del norte en pleno Golfo de Vizcaya; anteriormente, esta circunstancia no se producía hasta bien entrados en el mes de agosto, e incluso hubo campañas anteriores, como las del 2016 y 2015,  en las que el sentido de las migraciones se produjo desde aguas de las Azores hacia el norte, por lo que la presencia de cardúmenes en pleno Golfo de Vizcaya fue mínima. La proximidad temprana de la pesca a nuestras costas provoca la afluencia de numerosas embarcaciones que se dedican a la pesquería de bonito del norte, tanto con artes de “curricán o cacea” como de “tanqueo o cebo vivo” y también de grandes barcos pelágicos de pabellón francés e irlandés. Antaño, lo habitual era la presencia inicial en los meses de mayo, junio y julio de los barcos de cacea y posteriormente, a partir de bien entrado el mes de agosto, iniciaban la campaña los barcos de tanqueo. Este escenario trae consigo que en estos tres últimos años las campañas se cierren a finales del mes de agosto; eso sí, a excepción de los barcos pelágicos de otros países, que pueden pescar a sus anchas, debido al sistema de cuotas impuesto por la UE.

Hay que tener en cuenta que el ecosistema marino aconseja aprovechar la pesca de especies migratorias cuando se encuentran cercanas a nuestras costas y así favorecer la repoblación de los caladeros habituales para otras especies.

Lo cierto es que  todavía hay cardúmenes, pero con la incertidumbre que asola a la flota pesquera: precios bajos para la mayoría de las especies, cuotas muy reducidas, falta de relevo generacional y, por si fuera poco, la situación de alarma sanitaria como consecuencia de los rebrotes de contagios por coronavirus, que vienen provocando una importante merma de actividad de sectores tan importantes para el consumo, como el canal HORECA… hacen que esta situación, lejos de mejorar, se agrave aún más cuando costeras como la del bonito finalizan tan temprano, y no precisamente por utilizar el sentido común.

Reiteramos nuestro malestar, y por ende el del sector pesquero, por la presencia devastadora de grandes barcos pelágicos de pabellón francés e irlandés en las zonas de pesca que acaban con todo.

Al final, las principales capturas se desarrollaron más al norte y los principales focos se sitúan al sur de Irlanda según se especifica en el mapa.

Respecto al aumento de rebrotes por coronavirus en nuestro país, seguimos vigilando las precauciones y los protocolos de seguridad anti-COVID establecidos en las instalaciones de la Rula de Avilés. Desde aquí, seguimos con nuestro llamamiento a la responsabilidad de todos los agentes que intervienen en estas instalaciones para mantener, como hasta la fecha, nuestra actividad libre de coronavirus.

Queremos destacar que el segmento de flota que se dedica a la pesquería de bonito del norte y que habitualmente desembarca sus capturas en el puerto de Avilés, realizan la faena de pesca con el arte denominado “curricán” o “cacea”, que consiste en lanzar por los costados de la embarcación varias líneas con señuelos que imitan a un bocarte, sardina, etc., para pescar los bonitos uno a uno. Es el arte de pesca más selectivo que existe y permite un esmerado cuidado del producto, preservando todas las cualidades culinarias de la especie. Además, cuando las capturas se desembarcan en las instalaciones de la Rula de Avilés, el mantenimiento de la cadena de frio y los controles sanitarios, están totalmente garantizados, gracias a los sistemas de gestión implantados en la instalación. Por eso, es BONITO DE CONFIANZA DE LA RULA DE AVILÉS.

La mayoría de las embarcaciones están incluidas en el certificado de la pesquería de bonito del norte artesanal y, por lo tanto, disponen de ecoetiqueta azul de pesca sostenible MSC.

Desde aquí, apelamos al buen criterio de los consumidores para que prevalezca el consumo de aquellos productos pesqueros que se capturan con artes selectivas, no sólo por nuestra concienciación de sostenibilidad, sino también por la gran diferencia de calidad que existe entre un producto pescado con artes selectivas a otro capturado, por ejemplo, con artes pelágicos que lo destrozan (desangrado, blando, mancado, etc.).